¿Cómo volverse encantador?

La belleza sin encanto es un mármol frío, que se toca solo por un momento y la mano se rasca rápidamente, habiendo recibido una quemadura de la superficie lisa y helada. Charm es un rayo de sol primaveral que calienta tan agradablemente después de un largo invierno. Y no importa si un hombre es guapo o no, si es encantador, la gente siempre se sentirá atraída por él.

¿Qué es el encanto? Esta es la capacidad de agradar, de atraer a la gente hacia ti, de despertar confianza y simpatía en ellos. ¿Cómo volverse encantador? ¿Y es posible? ¡Sí, por supuesto!

Piensa en qué cualidades debe poseer una persona para que busques comunicarte con ella. Probablemente nombrará atención, actitud benévola y... sonrisa. Una persona se llama encantadora, la comunicación con la que trae un sentido de la propia singularidad y deja una sensación brillante y agradable.

El lado verbal del encanto

1. Interés sincero. El primer consejo que dan los psicólogos a aquellos que quieren volverse encantadores: estar genuinamente interesado en otra persona. Llámelo por su nombre, escuche atentamente, haga una pregunta sobre el tema de conversación.

No debes quejarte, hablar mucho de ti mismo, tocar temas negativos, criticar a alguien, especialmente a tu interlocutor. Piensa en las personas a las que tú mismo llamas encantadoras. Probablemente saben mucho más sobre ti que tú sobre ellos. Y todo porque a la hora de comunicarse escuchan más lo que se dice.

Por supuesto, es imposible volverse encantador si tiene algún tipo de dolor, un problema importante que no puede resolver de ninguna manera, o incluso un dolor de muelas común. La incomodidad interna ocupará constantemente su atención, lo distraerá del interlocutor y sonreír en ese estado es bastante problemático. En tales situaciones, es mejor limitar la comunicación y recordar: su interlocutor no tiene la culpa de que no se sienta bien ahora.

2. Reconocimiento. Los métodos verbales para mostrar encanto incluyen expresar gratitud a una persona por lo que ha hecho por ti. Esto es especialmente importante cuando se comunica con hombres. Junto con la independencia, la conciencia del propio poder, es importante que los hombres sientan su necesidad de una mujer. No te propongas el objetivo de la seducción y comunícate con el interlocutor como un amigo. Agradécele sinceramente lo que ha hecho por ti. Esto fortalecerá aún más sus amistades y la impresión de que eres una chica encantadora.

Al expresar su gratitud, es importante no exagerar, porque demasiada gratitud puede parecer poco sincera.

3. Aprobación. A todo el mundo le gusta que se aprueben sus planes y acciones. Por lo tanto, si quiere volverse encantador, no sea perezoso para enfatizar la rectitud de una persona en aquellos asuntos en los que realmente cree que su posición es correcta. No hay necesidad de ser hipócrita, la mentira nunca acompaña al encanto.

4. Afecto. No dudes en admirar al interlocutor. Si no ha logrado logros significativos, simplemente puede darle un cumplido. A la gente le gusta especialmente cuando destacan características a las que pocas personas prestan atención, o expresan su admiración con frases originales y comunes (dichas con sinceridad, por supuesto).

Probablemente te hayan dicho a menudo palabras como "Niña, qué ojos más bonitos tienes". Cuando vuelva a escuchar un cumplido así, lo más probable es que lo agradezca humildemente y lo olvide. Y si te dicen, por ejemplo, así: "Niña, tus ojos han absorbido el brillo de todas las estrellas de nuestro universo", recordarás este piropo por mucho tiempo, y recordarás a la persona que te dijo estas hermosas palabras como marido dulce, agradable y muy simpático
El lado no verbal del encanto

Nuestra percepción de otra persona depende de la información verbal solo en un 30%. El resto está determinado por los llamados factores no verbales: expresiones faciales, gestos, postura, postura durante la conversación, así como lo que misteriosamente se llama radiación de energía.

Para volverse encantador, intente irradiar interés, gratitud, admiración y aprobación no solo verbalmente, sino también mentalmente. El interlocutor definitivamente sentirá su ubicación.

Otra forma comprobada de volverse encantador es una sonrisa. Es poco probable que pueda sonreír bellamente y sin vergüenza si faltan algunos dientes o si su apariencia deja mucho que desear.

Sin embargo, el problema está resuelto. La implantación de dientes es uno de los métodos más nuevos de prótesis. Esta opción es buena porque no solo llena la falta de dientes, sino que también le permite tener hermosos dientes blancos como la nieve y una sonrisa verdaderamente de Hollywood, lo que le agregará encanto y atractivo.

¡Ser encantador!

Te aconsejamos que leas: